Guía para almacenar alimentos en el refrigerador

Cuando se trata de mantener la comida fresca y segura, el refrigerador es la herramienta más utilizada. Sin embargo, no siempre se le presta la atención que merece. Aquí te dejamos una sencilla guía para, con tres simples pasos, tener una nevera más limpia, organizada y sobre todo más saludable:

 

1. Vigila la temperatura:

Ajusta la temperatura de tu refrigerador por debajo de los 40°F (5°C), esto ayudará a relantizar el crecimiento de bacterias nocivas para la salud. Si tu refrigerador no tiene un termómetro incorporado, coloca uno en el estante del centro para vigilar la temperatura.

2. Mantén el refrigerador limpio:

Verifícalo al menos una vez a la semana, pues puede haber alimentos que ya no son aptos para el consumo y se deben desechar.

Limpia los derrames al momento, especialmente si son de carne cruda. Para limpiar los estantes y repisas debes utilizar una esponja con agua y jabón, y al enjuagarla debes hacerlo con agua limpia. Evita utilizar productos con aromas fuertes, porque podrían afectar el sabor de los alimentos.

 

Un método muy útil para evitar los malos olores es colocar un envase con bicarbonato de sodio en el fondo del refrigerador.

 

Además, evitar sobrecargar la nevera permitirá una mejor circulación del aire frío en su interior, lo que nos ayudará a mantenerla en un estado óptimo.

 

 

3. Organiza bien los alimentos:

En una nevera, la forma cómo organizamos los alimentos es muy importante, pues debemos hacerlo según sus características.

  • Carnes crudas: guárdalas en una bolsa plástica apta para congelar con fecha de almacenamiento. Para descongelar la carne se debe situar en los estantes más bajos. Acuérdate de ponerla dentro de un envase de vidrio y una vez descongelada ya no debe volver a congelarse.

  • Lácteos y huevos: coloca estos alimentos en los estantes superiores del refrigerador y no en la puerta, pues necesitan una temperatura más baja para su conservación.

  • Embutidos y quesos: almacénalos en los estantes del medio, no necesitan temperaturas tan bajas para conservarse frescos.

  • Frutas y vegetales: lávalos y guárdalos en los cajones inferiores, pues allí la humedad es mayor, lo que permite que se conserven frescos por más tiempo.

  • Condimentos y aderezos: pueden almacenarse en la parte superior de la puerta; recuerda mantenerlos bien cerrados para evitar derrames.

  • Bebidas: usualmente no requieren temperaturas tan bajas para mantenerse frescas, por lo que se pueden almacenar en la parte baja de la nevera.

 

Cuidado con los alimentos preparados: guarda los restos de comida tan pronto como sea posible. Los alimentos preparados no deben permanecer fuera del refrigerador por más de dos horas.

 

¡Un refrigerador limpio y organizado es la mejor forma de preservar la calidad de los alimentos!

 

 

También puede interesarte

Bienestar

¡Comienza el año trazando metas que te llevará

Bienestar

En pareja o con amigos, San Valentin es una bu

Nutrición

La avena es uno de los cereales más consumidos

Bienestar

¡Comienza el año trazando metas que te llevará

Bienestar

En pareja o con amigos, San Valentin es una bu

Nutrición

La avena es uno de los cereales más consumidos